La impresión 3D es una tecnología llamada a revolucionar nuestro día a día, y puede ayudar en el cuidado de nuestras mascotas. Te enseñamos algunas aplicaciones.

Los avances en tecnología no sólo son el resultado de intensos proyectos de investigación. También están al servicio de las personas, mejorando nuestro día a día. Tal vez un aspecto más desconocido es aquel asociado con las ventajas y beneficios de la tecnología en relación con los animales de compañía, como por ejemplo las aplicaciones de la impresión 3D en el cuidado y la protección de nuestras mascotas.

Si hace unos días hablábamos de las posibilidades que ofrecía la tecnología del reconocimiento facial para encontrar a animales perdidos, hoy repasamos en Think Big algunas útiles aplicaciones de la impresión 3D en el cuidado de nuestras mascotas.Por novedosa y emergente que parezca esta tecnología, lo cierto es que sus resultados están llamados a cambiar la sociedad.

tecnologia-impresion3d-620x344

Uno de los resultados más espectaculares de la impresión 3D en su vertiente ‘perruna’ beneficia hoy a TurboRoo, un pequeño Chihuahua que nació sin sus patas delanteras. En el pasado, este perro podría haber usado unas ruedas auxiliares no personalizables para caminar y correr sin problemas, aunque estos dispositivos no estuvieran suficientemente adaptados a su tamaño.

Como explican en Tech Crunch, el emprendedor Mark Deadrick conoció la historia de TurboRoo y pensó que la impresión 3D podría solucionar sus problemas de una manera mucho más “individualizada”. Con una impresora Makerbot, y la ayuda de los dueños del perro, diseñó unas ruedas adaptadas para que TurboRoo comenzara a caminar sin dificultades. La impresión 3D también fue útil en un caso similar, en la que un pato norteamericano volvió a andar gracias a una ‘pata artificial’.

turbo-roo-620x367

Otra de las utilidades de la impresión 3D puede ayudar a reparar huesos rotos o amputados de los animales de compañía. Veterinarios del UC Davis Veterinary Medical Teaching Hospital crearon el primer maxilar mediante impresoras 3D, para sustituir un hueso de un perro de diez años de edad, que había tenido que ser retirado por un tumor óseo detectado semanas antes.

Aunque el procedimiento es bastante novedoso, los investigadores norteamericanos sustituyeron en la intervención el maxilar dañado, introduciendo un hueso imprimido y una placa de titanio, y los resultados de la operación fueron muy positivos. La impresión 3D, sin embargo, no tiene por qué ser usada únicamente para ‘reparar’ o ‘complementar’ miembros dañados o amputados de nuestra mascota.

Y es que un proyecto llamado The Printed Nest busca acercar de nuevo los pájaros a nuestras ciudades. Para ello esta iniciativa en fase beta ha diseñado nidos para ser creados con impresión 3D, con el objetivo de que sean colocados en las fachadas de nuestros hogares y hacer la vida de estas aves un poco más fácil.

nidos-impresos-620x279

Países como República Checa o Noruega ya cuentan con estos innovadores nidos, y muestran el potencial de la impresión 3D en el cuidado de los animales. Estos ejemplos son, sin duda, muy claros sobre el potencial de la tecnología para ayudar a nuestras mascotas.