Actualmente, como en multitud de industrias, los sujetadores femeninos son producidos de forma muy standardizada, según tallas definidas que permitan adaptarlos mejor a la morfología de las mujeres. Pero no se habla aquí de personalizasción. Estas tallas son predefinidas a fin de permitir una producción industrial de los mismos.

El resultado, según la start-up Joy Fit, es que entre el 80 y el 85% de las mujeres no portan un sujetador adecuado a sus necesidades.

La solución propuesta por esta compañía es la de crear sujetadores a medida gracias a la impresión 3D.

En efecto, éstas deben descargarse una aplicación a su teléfono móvil, a fin de realizar una videopanorámica de su torso y luego elegir la forma y el nivel de apoyo deseado.

joy-1

A partir de este vídeo y de estos datos, el sistema de JoyFit calcula las medidas precisas y da la orden de producción de insertos de silicona personalizados vía impresión 3D.

Estos insertos de silicona son engarzados en sujetadores creados también a la medida. El precio del sujetador será de 99,99 dólares. La empresa subraya que vela por la privacidad de los datos de sus usuarias.